FA18F4B3-C830-4DE4-A0B7-27C37588C9FF

Un 16 de marzo de 1892 nació el escritor y poeta peruano César Vallejo en Santiago de Chuco (La Libertad), cuya obra refleja su inclinación por el posmodernismo.

César Vallejo es uno de los poetas peruanos más reconocidos de todo el mundo, considerado como uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX. Entre sus obras más conocidas encontramos:“Los heraldos negros” (1918), “Trilce” (1922), “El tungsteno” (1931). Mientras, que los poemas póstumos de César Vallejo fueron agrupados en dos poemarios: “Poemas humanos” y “España, aparta de mí este cáliz”, publicados en 1939 gracias al empeño de su viuda, Georgette Vallejo.

Compartimos aquí el poema Espergesia, publicado en Heraldos Negros.

Yo nací un día

que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,

que soy malo; y no saben

del diciembre de ese enero.

Pues yo nací un día

que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío

en mi aire metafísico

que nadie ha de palpar:

el claustro de un silencio

que habló a flor de fuego.

Yo nací un día

que Díos estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha…

Bueno. Y que no me vaya

sin llevar diciembres,

sin dejar eneros.

Pues yo nací un día

que Díos estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,

que mastico… Y no saben

por qué en mi verso chirrían,

oscuro sinsabor de féretro,

luyidos vientos

desenroscados de la Esfinge

preguntona del Desierto.

Todos saben… Y no saben

que la luz es tísica,

y la Sombra gorda…

Y no saben que el Misterio sintetiza…

que él es la joroba

musical y triste que a distancia denuncia

el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día

que Dios estuvo enfermo,

grave.”


César Vallejo

Poeta peruano nacido en Santiago de Chuco en 1892. Considerado como una de las grandes figuras de la poesía hispana, fue el gran impulsador de la vanguardia latinoamericana. Durante mucha parte de su vida sufrió grandes penurias económicas que nunca menguaron la calidad de su escritura. En 1920 fue acusado injustamente y encarcelado durante más de dos meses, época en la cual escribió parte de su obra “Trilce”. Para escapar a las persecuciones de que fue víctima en el Perú, se marchó a Europa, recorriendo Francia, Rusia y España, en un esfuerzo inaudito por superar la etapa de decepciones y amarguras que sufrió en su patria. Trabó amistad con grandes intelectuales de la época, como  Tristan Tzara, Louis Aragon, el pintor Juan Gris y Vicente Huidobro, entre otros. Publicó en 1918  «Los Heraldos Negros»  y  «Trilce»  en 1922.  «España, aparta de mí este cáliz» y  «Poemas Humanos», fueron publicados  en 1939, después de su muerte. Después de una vida de estrecheces económicas y tras una larga enfermedad, murió en Paris en 1938.