092ABCB1-C0A6-4DEB-BF03-86FEFFCAC3B3

Presentamos una muestra de la obra poética de Mila Ayala.  Les dejamos a continuación cuatro de sus poemas:

(Esto No Es Un Poema: Yo No Soy Arte)

Esto no es rima, esto no es una metáfora
Esto es un ¡Estoy sangrando, mira! Yo sé que no debo rascarme las llagas.
No he parado de vomitar; yo sé que no debo beber vinagre.
Esto es un he estado tragando bolas de algodón por semanas
Quiero ser de trapo y terciopelo y nunca más tener que usar mi boca.
(No me uses, no me uses, no me uses)
No me llames bonita que te quiero reventar el cráneo
Me has encontrado bonita desde antes que supiera hablar, maldito enfermo.
No me llames bonita y no ensucies mi nombre en tu boca.
Esto es un pégate a mi pecho:
¿Escuchas a Dios llorar?
Ayúdame
Joder
Lo Siento
En Mis
Entrañas
Ábreme
El Estómago

Que Me Está Comiendo

Acabaste con mi infancia cuando me sentiste
Te sentí
Me
Tocaste
YYoTe
Amaba
“No te estoy tocando los senos, niña tonta, estoy asegurándome de que tu corazón aún lata.”
No te muevas.
NO ERAN GEMIDOS, ERAN LLANTOS
“No te atrevas a cerrar los ojos, mírame.”
(Esto no es un poema: es una nota suicida)
Esto no es un poema
Yo no soy arte
Yo no soy poesía
Yo soy el huésped

 

Agenesia

No puedo
NO QUIERO
Vivir de tu amor; no puedo
Siento a Dios mofándose de este sufrimiento
MALDITA SEAS
Me has cavado un hoyo en el corazón
Y te acomodaste en él; me has comido
Hoy bajan del cielo un par de ángeles hinchados a adormecer el dolor
Hoy bajan del cielo dos sanguijuelas a masticarme la piel que has besado
Nadie me advirtió sobre mi pena de muerte; dame tu boca
ME SIENTO ENFERMO
(Dególlame)
ME ESTOY VOLVIENDO LOCO
Mastúrbame la herida y viértele sal
HOY EL AMOR ME SODOMIZA
Prefiero la muerte a la vida sin ti.

 

La Fiebre Amarilla

Dormimos juntos la noche del apagón
Nuestros cuerpos invisibles como el alma
Invisibles como Dios
La barriga hinchada de vino barato y pastillas no recetadas
Dormimos juntos aquella noche del apagón
Desparramados en aquel matre como dos sapos disecados
En aquel matre con olor a muerte anónima
Y algo nos decía que allí estaríamos felices:
Entre agujas usadas y sangre ajena
Entre las sábanas amarillas de orina y sudor
Amarillas del amor de lixiviado
Y quizás pudimos haber estado destinados a una vida de matres limpios
Y sábanas cálidas
Y cuerpos sanos
Pero aquí vivimos de nuestra propia fiebre
La fiebre amarilla que nos impide el despegamiento del matre
Y nos pega el uno con el otro

 

Las Niñas

A las niñas como yo, se les enseña a rogar por clemencia
(Aunque Dios perdone siete veces siete)
A las niñas se les encierra en un cuarto de cristal para que todos las miren, pero nadie las toque.
La muchedumbre nos sufre como si fuéramos un juguete con el que solo Dios se puede divertir
Nosotras, las niñas, somos el cuerpo de Cristo en medio de un gentío sarnoso.
Las niñas como yo somos mártires y no conocemos otro amor que no sea el de nuestro creador;
Y no besamos a nadie
(porque nos ensuciamos.)
A las niñas como yo les alzan las falda para ver si nos mojamos con agua bendita.
Y nos hieren, sus dedos nos hieren; pero mientras más sufrimos, más niñas somos.


Mila Ayala es una poeta y cuentista del género del realismo sucio. Con su literatura trata de presentar la perdición de la inocencia, el abandono y la corrupción del ser. Sus inspiraciones son Sylvia Plath, Charles Bukowski e Yvan Silén. Mediante su poesía confesional, la escritora evoca un sentido de angustia y basca hacia lo humano.

Redes sociales:
instagram: @nanatoska
Twitter: @nanatoska
Facebook: Mila Ayala