Columnas

Hoy en Poetas Hispanos Magazine les dejamos una reseña del poemario ”Madera la mañana” de Juan Manz escrita por Sofía Chiquetts.


Es un gran honor para mí poder compartir con ustedes el gozo de tener entre mis manos este nuevo título del maestro Juan Manz y vino a mi mente Trashumo de mirada (su anterior libro), y recordé el placer que sus letras regalan.
¿Cómo podría ser posible olvidar esta belleza?

Presiento q ya vienes
Reconozco este aire
Que se agita
A cada exhalación tuya
Lo puedo adivinar
Por el olor q trasporas
Como si fuera tu modo
De rezumar el alma
Juan Manz “Trashumo de mirada “

Inició a leer el libro de Juan Manz , ” Madera la mañana ” y es definitiva esta emoción , y con apremio lo despojó del vestido plástico que lo aísla de mi.
El prólogo de Hernán Bravo Varela no tiene desperdicio y lo leo en breves minutos con la premura de ya llegar a las letras de Manz.
Madera la mañana se llama y el solo nombre me remite a la musicalidad, al casar y descasar palabras.
Al juego eterno del poeta con las letras. Y es que no hay nada mas noble que la madera, tan maleable y caprichosa como la palabra, como el alma, como la lengua y el lenguaje, como la piel de mujer.

Con palabras precisas como si de una gubia se tratara va labrando su poesía y así de repente forma estas estructuras juguetonas y entrañables que son su poesía, música para los ojos.
Las madres presumen orgullosas los logros de los hijos , los que viajan resumen su alegría en imágenes congeladas, pero Manz va más allá, Él nos transporta con sus letras a nuevos derroteros, a nuevas sensaciones lúdicas que va creando letra a letra, como gotas de un ámbar precioso y nos lleva a flotar en un universo onírico lleno de estampas y sensaciones , como un hábil e inspirado artesano que delicadamente moldea y cincela las frases y juega con su sonoridad.
Y la imaginación que se manceba con la ráfaga ligera de sus letras emprende vuelo y me lleva como el canto de las sirenas a perder la deriva y me hundo gustosa en el humedal de sus imágenes.

Hacedor de espejismos, letras que conjuran visiones entre el gozo y la nostalgia de lo no vivido, esa sensación de déjà vu , y al repetir en voz alta sus letras en la soledad de la estancia se agigantan , y cuando cesa la última reverberación del sonido que flota llenando el aire se puede palpar la fría orfandad que queda en el ambiente, como en un buen sueño interrumpido.
Sabines escribe que no hay peor nostalgia que la de llorar por lo nunca vivido, pero como no sentirse expulsada del paraíso cuando llegó al punto final de sus letras .
¡Qué gozosa experiencia ha sido este chapuzón en el universo de Manz!

Letras que se vuelcan ebrias de placer avasallando las páginas, planeando en los sentidos y reconfigurando nuevos significados, letras que juegan en la superficie, que como notas aparentemente dispersas se conjugan en armonía total, plena, madura que conmueve y deja con ganas de más , tal como el goce perfecto que siempre es ansia , que nunca es completamente saciado .
Ochenta páginas que saben a nube , a cielo, y definitivamente a sol.
De la colección temblor del cielo , editorial La Otra con una bella portada de Margarita Isaza. Imperdible.
Gracias Juan Manz, por esta magia onírica de tus letras. Por esta música que está detrás de mis ojos gracia a tu conjuro norteño. Este libro es una celebración que nos hace recobrar el placer de leer poesía.
Maestro , todo mi respeto y admiración
Gracias.
Sofía Chiquetts


Datos vitales:

IMG_1761

Sofía Chiquetts

Esta vida la he medido en letras, en oportunidades para leer, simplemente adoro la musicalidad de las palabras. He empeñado jornadas enteras escudriñando bibliotecas ajenas para interpretar a los dueños y acrecentando la propia en excursiones interminables. Dejando un rastro de libros en cada lugar en que he vivido, voy de una ciudad a otra cada par de años siempre por fortuna cerca del mar.
Licenciada por partida doble ,una en literatura por la UNAM y otra en educación por el ITESO. Poseo un papel que dice que soy Maestra en ciencias, MCE para ser más exacta ,del cual habló mucho y ejerzo poco.
Soy hipoacusica y las letras han sido al mismo tiempo refugio y castillo, pañol y padre.
Tengo la maravillosa encomienda de ser mediadora de la sala de lectura itinerante Capitán Constantino Urrutia en una colonia naval
Leo como respiro, y escribo en defensa propia para espantar los fantasmas de cada noche . Creo firmemente que la solución a cualquier inquietud o angustia está entre las líneas de un libro y en la sonrisa de mi hija Andrea.

Contacto:
Twitter: @sofiachiquetts
Correo: sophiachiquetts@gmail.com