1628BA3C-3980-4F15-8397-FA723AE240A4

La escritora uruguaya, Ida Vitale, recibió el pasado 3 de septiembre el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, en su edición 2018.

Con un jurado conformado por Efraín Kristal (quien leyó el acta), Luz Elena Gutiérrez de Velasco Romo, Elena Stancanelli, Valerie Miles, Carmen Muşat y a Héctor Abad Faciolince.

Poeta y ensayista, Ida vivió en México durante un decenio a raíz de su exilio por la dictadura militar en su país: “Casi todo lo bueno me viene de México”, dijo Ida Vitale vía telefónica.

De su obra, el jurado destacó: “Representa una fuerza poética en el ámbito de la lengua española”. Ida es autora de una treintena de libros, entre ellos uno en coautoría con Enrique Fierro, su esposo.

Su poesía reunida se publicó dentro del sello Tusquets.

Marina Núñez Bespalova, directora de publicaciones de la Secretaría de Culturafederal, señala del Premio FIL: “tiene una característica que pocos tienen: es el único que han visto la reunión de distintas lenguas con una sola raíz”.

En ese mismo sentido, Miguel Ángel Navarro, rector de la UdeG, comentó al comienzo de la ceremonia: “Este galardón trasciende las fronteras. Puede ser visto como una ruta que conecta el español con el francés, italiano, catalán, rumano”.

Raúl Padilla López, presidente de la FIL, dice que en esta edición compitieron 62 escritores, que representan literarias en 6 idiomas. En total fueron 79 propuestas de 17 países.

El premio se entregará durante la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el próximo sábado 24 de noviembre en Expo Guadalajara.

Les dejamos a continuación uno de los mejores poemas de esta extraordinaria porta uruguaya.

Llamada viva

Ponerse al margen
asistir a un pan
cantar un himno

menoscabarse en vano
abrogar voluntades
refrendar cataclismos

acompañar la soledad
no negarse a las quimeras
remansarse en el tomado

ir de lo ceñido a lo vasto
desde lo opaco a la centella
de comisión al sueño libre

ofrecerse a lo parco del día
si morir una hora tras otra
volver a comenzar cada noche

volar de lo distinto a lo idéntico
admirar miradores y sótanos
infligirse penarse concernirse

estar en busca de alma diferida
preparar un milagro entre la sombra
y llamar vida a lo que sabe a muerte.

De “Reducción del infinito” 2002