trees

La poeta ecuatoriana Ana María Iza falleció el pasado 11 de diciembre de 2016.  Hoy en Poetas Hispanos Magazine recordamos su poesía y le rendimos homenaje con tres de sus mejores poemas.

Carta a mí misma

¿Recuerdas
cuando era el teléfono un pájaro
cantando en el alambre… ?

Nunca creíste
que sólo se trataba de un vil artefacto.

Eras insoportable.
Por eso hasta quisiste un lunes
regalarte.

Tenías la mirada llena de barcos.
Dabas de comer
a los perros del parque
y te sabías de memoria el número
de árboles,
a fuerza de ser viento,
de ser hoja,
de husmear
no sé qué estrella entre las ramas.

Eras
un raro espécimen,
una degeneración futura,
un grifo siempre yéndose,
ya ni sé qué decirte,
eras
algo bastante feo que me gustaba.

Te pregunto,
por preguntarte,
porque sí,
porque llueve
y algún entremetido te ha empujado:
¿Qué harías si te dejara libre,
si de un manotón quitara la montaña …?

De ley
irías a refugiarte en la ternura,
a estrellarte en el borde de un retrato.
A escabar en el suelo un sucio anillo
del que nacieron rosas,
lombrices,
telarañas.

Tú,
siempre serás tú.

No habrá abracadabra que te cambie.
No habrá

reencarnación que te libre del lodo de los sueños.
No habrá forma
de librarse de ti
ni estrangulándote.

Oye:
no vayas
a suicidarte.
Me es indispensable tu presencia:
triste,
desafiante.

Terminada en punta
-como una hoja-
detrás de la ventana.

 

Lobo azul

No quise detenerte
pensaste que era el viento
la fuerza de gravedad que te empujaba

Y era el impulso mío
la sed de lo que parte

Bien puede ser
el sol tras la montaña
o la montaña en sombra desteñida
la ciudad que se esfuma en la ventana
la estela en barco convertida
el olor de los muelles

la hora cero
la caída del Dios que nos levanta

La dulzura de las manos solas
la mancha
en los pañuelos blancos

No quise detenerte
me gustabas por agua

Llévate el lobo azul
Déjame el lila pálido

 

No sé

No me encuentro no me hallo
no sé
No me resisto
debe ser el calor talvez el frío

No me trago no me paso
parezco mi enemigo

Me pregunto por mí si alguien me ha visto
Jim Morrison me alcanza
con su disco irrompible

Quisiera pedir disculpas
sentarme en la última banca
apagarme como foco
tirar en el ring la toalla

No sé qué hacer con usted
dónde esconderle
No sé sí me comprende pero sé que me rabia

No sé sí me bebe entera con el vino
No sé sí usted me escupe
y le caigo en la cara

 

Datos vitales:

anamariaiza

Poeta y periodista ecuatoriana nacida en Quito en 1942.
Suspendió los estudios universitarios para ingresar al Conservatorio Nacional de Música.
Formó parte de la selección de seis poetas ecuatorianos que aparecieron en “Young poetry of the American”, edición de la Unión Panamericana, de Washington.
Obtuvo el Premio Nacional de Poesía “Ismael Pérez Pazmiño” convocado por el diario”El Universo” de Guayaquil en los años 1967, 1974, 1984 y 1995.

Su obra poética está contenida en los siguientes volúmenes:
Pedazo de nada 1961, Los cajones del insomnio 1967, Puertas inútiles 1968, Heredarás el viento 1974,
Fiel al humo 1986, Reflejo del sol sobre las piedras 1987, Papeles asustados 1994, Herrumbre persistente 1995.

Falleció el 11 de diciembre de 2016 en Quito, Ecuador.