C0078228-6E3B-4BAB-9F6B-1312132D2B2D

Presentamos hoy la poesía del poeta chileno Alejandro Fernández.  Les dejamos a continuación una muestra de su obra poética.

 

El vagabundo

…una gota, un paso, una mirada,
una moneda cayendo desde el cielo,
una gota, un paso, una mirada.
Sus manos pequeñas desamparadas.
Un trozo de pan endurecido aprisionado en su boca,
las calles frías como perros vagabundos cubren sus miedos.

Una gota, un paso, una mirada,
una moneda cayendo desde el cielo;
un trozo de pan endurecido…
la invisibilidad y frustración abrazando la miseria,
llora la lluvia, el viento la sacude en las calles
hay vergüenza en su mirada y frío en sus pies descalzos,
sus manos extendidas abrazando la nada…

Quien experimenta la miseria mira con otros ojos…
el arrullo de un abrazo tibio,
un plato caliente servido en la mesa…
Las nostalgias haciendo eco,
sueños de una realidad equivocada…
Una gota, un paso, una mirada,
una moneda cayendo desde el cielo.

¿Has sentido que al caer el sol te inundará el miedo?
El frío calará tus huesos,
una cama de cemento mecerá tus pesadillas…
Una gota, un paso, una mirada,
una moneda cayendo desde el cielo…
Una moneda… Una moneda…

 

Ese silencio

En la periferia de tu silencio
entre solsticios y equinoccios
encuentro pájaros guardados
Atardecidas alas de palabras,
que aún no emprenden el vuelo.

Insistencia aquietada en los gestos,
luceros cabalgando sobre cielos asustados.

En cada nido de palabras
hay un espacio entre lo no dicho y el deseo,
chispas inquietas en la oscuridad de un sueño.

Ansias de viento traicionero
enredo y desenredo de nostalgias
Mil lenguas no logran nombrar
ese silencio que clava el alma…
Ese mirar atragantado en mis palabras.

 

En el Rincón de tu Inocencia

No temas a volar, no hay cielos tan distintos.
No temas a soñar, nuestros sueños son los mismos.
No agaches la cabeza, no bajes la mirada
sal de aquel lugar, de esa oscuridad avergonzada.

Sonríele a la vida y abrázala hasta que estremezca
no existen imposibles en el rincón de tu inocencia.
No agaches la cabeza, no hagas caso a la imprudencia,
jamás te guíes por esas absurdas apariencias.

No dejes que se apague el brillo en tu mirada,
enciende tus latidos, sonríe, no dejes que se vaya,
extiende tus abrazos, abre puertas y ventanas
con cada gesto, con cada beso, con cada palabra.

Ven, abrázame, pintemos juntos las estrellas
y si se nubla el cielo, no temas habrá un nuevo mañana.
No dejes de soñar, no dejes nunca la inocencia,
no dejes que se vaya en el tararear de tus palabras.

No dejes que se apague el amor de tus caricias,
no dejes que se apague el azul de tu impaciencia.
No bajes la mirada, no agaches la cabeza
no existen imposibles en el rincón de tu inocencia.


Alejandro nace en la Ciudad de Temuco al sur de Chile, sus primeros escritos de poesía los realiza a los 10 años, notoriamente fue incursionando de la poesía a la Prosa Poética, sus escritos se caracterizan por tocar temas sociales y ahondar en el maltrato infantil en un contexto de realismo mágico. En este último tema ha escrito “Con el Corazón Quebrado” una saga en un mundo mágico gitano. Próximamente publicará un libro de poesías en España.

Ingeniero Civil Industrial con mención en informática
Diplomado en control de gestión U de Chile
MBA Escuela de Negocios Adolfo Ibáñez