BFFACF12-179F-48A9-8248-BC764152CF57

Siendo el tema más recurrente en sus poemas el amor, Jaime Sabines nos compartió muchas de sus reflexiones al respecto.

Aunque es difícil definir el amor verdadero, podríamos caer en cuenta que, sin que una persona se convierta en la condición de la felicidad propia (ya que esa es una tarea individual) sucede verdaderamente que con ciertas personas la existencia se torna más significativa, ello la vuelve de algún modo necesaria, y sobre ello han escrito incontables poetas en la historia del mundo.

Compartimos algunas frases de amor, extraídas de fragmentos de poemas y cartas de Jaime Sabines, el poeta y político chiapaneco que renunció a su profesión de doctor por una más lírica, sobre esas personas a las que sentimos necesitar, y que ello las vuelve en un amor más presente, futuro, persistente, y quizá, real.

¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me dirás que te amo? Esto es urgente porque la eternidad se nos acaba?

Mansamente, insoportablemente, me dueles. Toma mi cabeza. Córtame el cuello. Nada queda de mí después de este amor.

Tú eres como mi casa, eres como mi muerte, amor mío.

No es que muera de amor, muero de ti. Muero de ti, amor, de amor de ti, de urgencia mía de mi piel de ti, de mi alma, de ti y de mi boca y del insoportable que yo soy sin ti.

Te quiero, amor, amor absurdamente, tontamente, perdido, iluminado, soñando rosas e inventando estrellas y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero, sí, te quiero: pero a medida de que te quiero se me van haciendo innecesarias las palabras.

Amor, todos los días. Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.

Estoy enfermo de ti que me eres necesaria como un vicio tremendo imprescindible, exacta, insoportable.

Estoy terriblemente solo. Te necesito. No puedo defenderme más contra tu ausencia y mi soledad.

En ese momento sentí que te quería más allá de la pasión que es necesidad, más allá del hábito que es ejercicio.

Porque eres distinta a todas las mujeres, en tu cuerpo, en tu andar, en lo que eres para mis ojos, en lo que sugieres a mi corazón.

Me doy cuenta de que me faltas  y de que te busco entre las gentes, en el ruido,  pero todo es inútil.


 Jaime Sabines 

Poeta y ensayista mexicano nacido en Tuxtla Gutiérrez en 1926. Se radicó en Ciudad de México desde 1949 cuando inició sus estudios de Filosofía y Letras. Aunque escribió sus primeros poemas antes de los dieciocho años, fue allí en la universidad donde publicó «Horal» a la edad de veintitrés años. Un recuento de sus poemas fue publicado por la UNAM en 1962. En 1965 tras su visita a Cuba para servir como jurado del Premio Casa de las Américas, sufrió un gran desencanto con las tendencias izquierdistas, sentimiento que dejó plasmado en su libro «Yuria» publicado en 1967. Su obra tiene un marcado acento informal que lo convierte en un poeta de todos los tiempos. Su prosa vehemente y su verso  sentido y sensual, nos hacen viajar  por un mundo de realidades vividas. En 1985 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes. En 1986, con motivo de sus sesenta años, fue homenajeado por la UNAM y el INBA. Ese mismo año el Gobierno del Estado de Tabasco le entregó el Premio Juchimán de Plata. En 1991, el Consejo Consultivo le otorgó la Presea Ciudad de México y en 1994 el Senado de la República lo condecoró con la medalla Belisario Domínguez. Por su libro «Pieces of Shadow» («Fragmentos de sombra»), antología de su poesía traducida al inglés y editada en edición bilingüe, obtuvo  el Premio Mazatlán de Literatura 1996.  Tras una larga enfermedad falleció en Ciudad de México en 1999.